jueves, 22 de septiembre de 2016

El silencio de la naturaleza


 La naturaleza duerme
ante el espacio humano amenazante,
cae el rocío como vapor cálido:
sobre los pálidos rostros del tirano.

¡Lo merece!
 No, pero cae, grita ¡silencio...!
No pronuncia palabra, espera,
como gato furtivo ante la trampa.
Un día llegado el momento
cobrará con creces la agonía,
a la que fue sometida
de por vida.
 La cosecha de la acción humana…
Te cobraré con tu vida mi agonía
te volviste usurpador de mis bienes,
y conquistaste el mundo con mis capitales.
El verde quedó en tu ropa perfumada,
mi vida quedó en el recuadro de una
imagen estampada en la pared,
en un poema de Lars y de Espino.
Me volviste personaje del Romanticismo
Me pusiste de testigo de las infidelidades de una gitana,
en un romance de Lorca. 
Quedé marginada a la descripción de Stoker.
Soy un personaje de los poemas de Bécquer.
Vivo en tus recuerdos,
En la imagen de la gran pantalla.
La industria empezó mi agonía
y continúa matándome,
pausa a pausa, poco a poco.

Llamo tu atención con un desastre,
excusas el resultado a lo divino,
no aceptas que eres el personaje principal
de la historia, 
eres el antagonista de este drama.
Eres el prototipo de la ruina,
Eres la encarnación de la ambición.
¡Ya te diste cuenta!
 Rompes la cadena de la vida
y muestras tus “hazañas” en museos,
me reemplazas con monumentos
de cemento, madera y cera.
eres un ignorante y desdichado.

Culpas al de abajo, al obrero, al estudiante,
 a la ama de casa. 
y tú te lavas la conciencia,
dando ilusiones vanas a la gente.
brindas “ayuda” al necesitado.
Te enfoca una cámara
sonríes, y saludas con el sombrero ajeno.

Te cobraré con creces tu osadía,
Pagarás alto precio, por tu mala mayordomía
ignorante y desdichado, goza ahora que puedes,
mañana será tu día.

Carmen Godoy

No hay comentarios:

Publicar un comentario