domingo, 4 de septiembre de 2016

De izquierda a derecha
¡Conciencia Social!
Quedaste relegada en el olvido.
Estás en el estante de la biblioteca, 
habitas mendigando en la utopía,
hablas de equidad y justicia social,
pero dijiste:
es por ti, que el pequeño tenga
y el grande comparta.
Sembraste ilusiones.
pusiste el fusil y dijiste:
es por la causa.
Ahora comprendo,
era la causa de tus propios intereses.
La tierra quedó cubierta de sangre,
ahora intentas reconocerlo,
beatificando mártires, y levantando monumentos.
Veo engordar tu vida,
cambias tus defectos físicos
con narices artificiales.
para no olfatear, los males que
aquejan a la sociedad enferma.
Te llenas la boca de tus “hazañas”
en las redes sociales.
Ahora te codeas con el capitalismo,
hueles a derecha,
esparces el aroma
de los nuevos capitalistas.
Viajas por el mundo, practicando el nepotismo,
y finges vivir en democracia,
haciendo alianza con el antisocial,
cumples sus sueños.
¿Sabes que estamos secuestrados?
pero finges que todo está bien.
Impones tus ideales, quieres manosear la noticia.
Aparentas con lo ajeno y dices:
¡Todo está bien! Tenemos el control.
-No te quieres declarar en estado fallido.
Siembras esperanza, nos regalas beatos
que pidan por nosotros,
Manipulas la política y la vistes de rojo,
justificas los préstamos y nos hundes en deudas,
nos cobras más impuestos y
resuelves con transgénicos el hambre del pueblo.
“Hoy la justicia, viste traje rojo”, pero ya no está ciega,
ahora es tuerta.
Ve sin mirar el monopolio de los autos, dice y justifica con el dicho
¡ojos que ven, corazón que no siente”
Quieres aparentar ante el mundo
con infraestructura que cubra la pobreza,
el hambre, las masacres y la miseria del pueblo.
Te haces de los oídos sordos,
ante el grito justiciero de los veteranos de guerra,
empapelas las promesas y te quedas con ellas.
¿Cuándo volverás a tener conciencia social,
si es que un día la tuviste?
¡cuando pensarás en el otro y no en tu narcisismo!
No te afeites los defectos con navajas pintadas de apariencia.
Reconoce tus errores y vive en función del otro.
No vayas a misa, no te des golpes en el pecho,
actúa sin demagogia,
y deja de ser miope, cúrate los ojos,
utiliza el colirio de la verdad, colócate las gafas de la
justicia y la rectitud
Recoge la sangre del pueblo e inyéctala,
en tus azules venas, para que
se vuelvan del color de las del pueblo.
Hazte una transfusión de sangre,
para ver si recobras la conciencia.
Carmen Godoy

No hay comentarios:

Publicar un comentario